Un entrenamiento de altura para mejorar la salud y el cuerpo. Una experiencia de altura para todas las edades.

Para los que les gusta intentar cosas distintas, la acrobacia en telas les llega como anillo al dedo. Se trata de una disciplina física inspirada en el arte circense que acondiciona el cuerpo, a través de movimientos que conjugan la fuerza con la resistencia a la gravedad.

Son muchas las personas que cada día se suman a esa adrenalina de amarrarse, trepar y hasta colgarse de largas tiras de tela; todo con la intención de poner en forma su cuerpo y, además, experimentar la grandiosa sensación de flotar en el aire.

Gran trabajo muscular
La practica de las telas acrobáticas pone en movimiento toda la musculatura corporal, es un ejercicio de alto impacto donde las piernas, el abdomen y los brazos se reafirman.
En principio es una técnica de suspensión, por lo que toda la musculatura se activa, ya que el cuerpo reacciona a la gravedad. Tonificas, fortaleces y trabajas la flexibilidad y a su vez alivias las tensiones, incluso a nivel emocional.
Cualquier persona que tenga la voluntad suficiente para ser parte del mundo de las telas puede hacerlo; pero hay que tener cierta condición física que permita sostener el propio peso corporal, el cual, dicho sea de paso, suele ser más pesado de lo que se cree. Igualmente importante son manos, brazos y hombros, porque de ellos la persona se vale para lograr los distintos amarres y enganches a la tela.

¿En qué consiste?
Lo principal a tomar en cuenta es la altura. Es necesario que sea aproximadamente de siete metros o más, y sobre un soporte suficientemente resistente, como vigas de acero.
La altura ideal para colgar la tela debe ser de tres metros o más.
En estas vigas se cuelgan por la mitad, paños de más o menos 20 metros de largo y un metro y medio de ancho. Los tejidos más utilizados son los que no se estiran, como, por ejemplo, el jersey de seda o el acetato.

El riesgo
Al igual que otras disciplinas, esta modalidad también conlleva ciertos riesgos; sin embargo, para los expertos es poco probable que alguien se caiga desde lo más alto, pues los amarres que se hacen con la misma tela impiden que eso suceda.

Lo que sí puede pasar es que la persona sufra ciertas magulladuras por quedar repentinamente apretado con los nudos, o que la fricción irrite la piel, o en el peor de los casos, padezca algún esguince o fractura.

Lo más importantes es, tener cuidado, tiene que haber un entrenador profesional y que sepa. No nos vamos a agarrar y comprar una tela y la colgamos, pero de manera consciente cualquiera puede practicarlo.

Con respecto a la edad, puede comenzarse su practica desde los tres años ya que a nivel de motricidad es la edad recomendada, debido a que en esta practica hay que sostenerse con las manos.

Sin importar que no tengan flexibilidad, esto es algo que se puede desarrollar a cualquier edad. Para empezar a tonificarse y flexibilizarse, nunca es tarde. Los límites los ponen cada uno de ustedes, todo es cuestión de decidirse y arriesgarse.


Algunos de los beneficios

  • Se fortalece el cuerpo en general
  • Tonifica principalmente los brazos, piernas y abdomen.Ventajas de las acrobacias
  • Ayuda a marcar el abdomen
  • Se aumenta el volumen de los músculos
  • Son buenas porque aumentan la resistencia física
  • Mejora el sistema cardiovascular
  • Se mejoran habilidades como la coordinación, agilidad, equilibrio y concentración
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Ayuda a perder peso