Nota de Florencia Hernández

MP 3719, Nutrición y Estética corporal. Planes alimentarios personalizados

Los alimentos denominados “light” son aquellos que tienen un valor energético reducido, es decir, que tienen alrededor de un 30% menos de las calorías que tiene un alimento “no light”. No obstante, esto no quiere decir que sean alimentos que no engorden, no dejan de ser alimentos calóricos que debemos consumir con moderación.

Entonces, vamos a las preguntas, estos alimentos light, ¿engordan? ¿O ayudan a perder peso corporal?, la respuesta para ambas preguntas en NO. En primer lugar, estos alimentos ni ningún otro por sí mismo tiene la capacidad de hacer aumentar o bajar de peso a una persona, lo que modifica el peso es la “cantidad” y la “frecuencia” con que se consume de dichos alimentos. Entonces, el problema, si queremos llamarlo de algún modo, con este tipo de alimentos es que la mayoría de las personas que los consumen tienden a consumirlos en más cantidad y con mayor frecuencia, a veces sin control y varias veces al día, con lo cual terminan consumiendo más calorías de las que necesitan.

Vamos a poner ejemplos: las galletitas, los snacks como las papas fritas y la mayonesa son alimentos que, aunque los elijamos en su versión light, no dejan de ser alimentos muy calóricos. Lo importante será entonces, no prohibirlos, pero si frecuenciar su consumo, que forme parte de algo más ocasional y controlar la cantidad que se consuma cada vez.

Lo primordial a la hora de encarar una alimentación más sana o un plan para bajar de peso será incluir en su mayor parte alimentos de buena calidad nutricional, entre los cuales los más importantes serán las frutas, las verduras, los cereales, legumbres y ya después según hábitos y preferencias particulares de cada uno proteínas como huevo, carnes (sobre todo la de pescado) y lácteos descremados.

Para finalizar, siempre les recomiendo, además, cuidar la calidad de las grasas que se consumen y verificar los rótulos de los alimentos, ser consumidores inteligentes, y elegir los alimentos más básicos, como mencionamos anteriormente, y consumir ocasionalmente aquellos alimentos que nos gustan, ya sean comunes o light, y respetar las cantidades. Y ante cualquier duda referida a esto último que consulten con un profesional, que los evaluará y les indicará lo que necesitan para cubrir sus necesidades.