El mercado del fitness ofrece alternativas para todos los gustos, inclusive para aquellos con menos estado físico. Cuáles son las que prometen resultados exitosos

  • Crossfit: El crossfit, con tantos adeptos y fanáticos como así también polémicas en todo el mundo, nació en 2001 de la mano del entrenador de la Policía de California, Greg Glassman. El objetivo de este entrenamiento es obtener el máximo de rendimiento en todas las áreas físicas. A tal fin combina diez disciplinas atléticas: resistencia cardiorrespiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, psicomotricidad, equilibrio y precisión. Se practica en sesiones de alta intensidad y de corta duración. La principal característica de esta disciplina es que la motivación radica exclusivamente en la superación personal y no en competencias o desarrollo de metas conjuntas. Es una actividad individualista, un desafío entre la mente y el cuerpo. Para poder practicar el crossfit la persona debe contar con una buena base aeróbica; es por ello que esta actividad no se suele indicar en casos de obesidad, sobrepeso o falta de entrenamiento.
  • Zumba: En la actualidad encabeza este ranking el zumba, que combina ritmos, intensidad y algunos ejercicios de artes marciales. Así, se convierte en un entrenamiento cardiovascular, a la vez que en un excelente tonificador muscular. Pero, además de esto, resulta un momento de diversión y distracción. Muchos de los programas de zumba a nivel mundial se encuentran orientados a diferentes grupos etarios y de afinidad, significando una fuente de socialización que también es beneficiosa para la salud global.
  • Aquagym: Otro de los métodos con muy buena aceptación, por representar un entrenamiento divertido, en un ámbito diferente y agradable, es el aquagym. Se trata de una variante aeróbica dentro del medio acuático. Si bien son ampliamente conocidos los beneficios del ejercicio en este medio, también es cierto que las propiedades del agua templada son enriquecidas por las propias emergentes de la actividad física. El aquagym es una de las prácticas que rompen con la tradicional respuesta de “no sé si voy a poder”, ya que está indicado para casi todas las personas, no importa su edad, estado físico y peso. Esta actividad permite además que el individuo empiece a superar sus limitaciones sin notarlo, ya que el agua acompaña los movimientos y los vuelve más simples, a la vez que suma resistencia sin que uno se percate”.
  • Spinning: El spinning es un entrenamiento cardiovascular y aeróbico, que se practica con una bicicleta al ritmo de música seleccionada específicamente para poder sincronizarse con los ejercicios de la sesión. Las clases son grupales y están dirigidas por un instructor. Muchas personas buscan hoy los beneficios de esta actividad física, entre los que se destacan: bajar de peso, mejorar patologías, disminuir dolores y hacer una actividad de bajo impacto sin la necesidad de una gran coordinación. Etchegaray remarcó que “representa además una de las herramientas más utilizadas en grandes ciudades para combatir el estrés ya que, aparte de la producción de endorfinas que se consiguen a través del entrenamiento, favorece la concentración”.
    Pero el spinning también tiene efectos no tan positivos. “Uno de ellos es que, al realizarlo, se trabaja en exceso el flexor de la cadera e isquiotibiales; además no es recomendado para aquellos que tienen problemas de rodillas. Debemos saber que este entrenamiento, bien orientado, debería contar con una preaprobación por parte de un médico de cabecera, ya que fuerza el corazón y el sistema circulatorio”, recomendó.
  • Running: El running se transforma en una opción barata y accesible para todos. Es una disciplina que se puede trabajar en grupos de entrenamiento o individualmente, y es muy popular entre personas que se encuentran continuamente de viaje por razones laborales. Sólo con el equipamiento adecuado y un sendero, sin importar el horario, la persona puede practicar este deporte. La libertad es la principal diferencia con otras opciones, por lo que personas con agendas cargadas buscan esta práctica como alternativa. A su vez, los resultados son muy buenos en cuanto al sistema inmunológico, y a nivel muscular y articular. Asimismo da la posibilidad de competición para aquellos a quienes les gustan los retos. Sin embargo, el entrenador remarcó que al practicar este deporte hay que tener especial cuidado con “la postura (mantener erguido el tronco y dirigir la vista al frente), el lugar adecuado por donde trotar (elegir superficies blandas para comenzar, como parques o caminos de tierra, evitando terrenos irregulares y elegir el calzado adecuado”.