A la hora de transformar tu pelo hay muchos aspectos para tener en cuenta: tu tipo de piel y pelo, la temporada en la que estamos y el mantenimiento que necesita un look impecable. Si buscás aclarar tu cabellera, no creas que se trata de algo de una sola vez: los platinados necesitan cuidado y retoques, ¡pero por suerte hay opciones que requieren menos tiempo y trabajo!

Definir el tono

Antes de aclararnos el pelo es fundamental saber si el color al que queremos llegar, además de gustarnos y hacernos sentir cómodas, realmente nos favorece. Es clave considerar la temperatura de nuestra piel, qué tonos son nuestros aliados y cuáles es mejor tenerlos lejos. Conociendo el subtono que domina nuestro rostro, cálido o frío, sabremos qué pigmentos nos hacen brillar como nos merecemos.

Adaptar la rutina

Un cabello decolorado exige cuidados extra. Y sabemos que uno de los grandes miedos al aclarar el pelo es que se vea opaco y sin vida. Por eso, una vez que alcanzaste el rubio soñado, es mejor que utilices productos específicos para cabellos rubios, así el color va a permanecer intacto al mismo tiempo que te brinda los nutrientes necesarios.

Otro consejo es no lavar el pelo con agua caliente, así no se debilita la fibra capilar. Lo mejor es elegir agua tibia y darle un toque de frío al terminar para cerrar la cutícula y aportar más brillo.