Nota por Lorena Marotta

LMM estética | 221 604 0698

En primer lugar, es necesario tener en cuenta que, antes de adquirir cosméticos, resulta conveniente consultar su rótulo.  Allí deben aparecer algunos datos, cuya ausencia podría revelar que es ilegítimo: nombre, número de lote, fecha de vencimiento, datos del titular, número de legajo del laboratorio elaborador o importador, indicación del contenido y modo de uso.

También debe considerarse que, para conservar las propiedades y el efecto de

estos productos, deben seguirse ciertas pautas:

  • Después de haberlos usado, cerrarlos y conservarlos en su propio envase. De esta manera, se evitará la contaminación  y alteraciones en su composición.
  • No deben almacenarse en ambientes que los expongan al sol o a la humedad. La agresión directa del sol puede alterar los cosméticos, y la humedad favorece la proliferación de moho y de bacterias.
  • Antes de manipular los cosméticos, deben higienizarse las manos.
  • Es preferible desechar los cosméticos  para ojos y labios usados durante alguna enfermedad, así se evitará el re contagio. No pasa lo mismo con los productos que van sobre la piel, lejos de las mucosas.

Cada persona debería tener su propio producto de maquillaje (mascara de pestañas o labiales) y no compartirlos con nadie, mantener la integridad de un producto garantiza sus resultados pero más importante, evita contagios.

Fuente: AS y ANMAT