Que fácil resultaba ponerse unas zapatillas, unos pantalones, unos tirantes y salir a correr. Ahora, en invierno cuesta un poco más arrancarse uno mismo del sofá para salir a hacer ejercicio.

Te damos algunos consejos para que el ejercicio en invierno sea más llevadero e ,incluso, más agradable que cuando hace buen tiempo.

Hacer deporte en invierno

  1. Tené cuidado
    Las comidas de invierno son más calóricas y es posible que dejemos que la situación se nos vaya de las manos. La ventaja de hacer ejercicio es que, además de que te ayuda a quemar esas caloría de más, el hecho de moverte te da un feedback en tiempo real de tu cuerpo, si te pasas un poco con la comida, te sientes mucho más pesada a la hora de hacer ejercicio. Y no hay nada peor para un deportista que sentirse pesado. El ejercicio en invierno es un buen termómetro.
  2. Aumenta el periodo de calentamiento. En verano vale con un par de minutos en la bici para ponerse a hacer ejercicio con el cuerpo a la temperatura adecuada. Sin embargo en invierno debes aumentar el calentamiento a 7 minutos, como mínimo, tu cuerpo te lo agradecerá.
  3. Si te movés de una manera estacional y sólo haces ejercicio cuando hace buen tiempo difícilmente vas a progresar. Tanto si hablamos de las cualidades físicas, como si hablamos de aprender o mejorar en un deporte, es necesario que des una continuidad a tu entrenamiento. Así, que si por ejemplo, tu deporte es el tenis, aunque un día haga un poco de frío, no pasa nada, a los 5 minutos de haber empezado la clase se te habrá olvidado el frío, y estarás disfrutando igual que lo haces en los días estivales. Si no vas a tu clase por frío, habrás dado dos pasos atrás.
  4. No olvides hacerte con una equipación adecuada. Los materiales técnicos te ayudarán mucho, pues son más ligeros y ocupan menos, dejándote más libertad a la hora de moverte y, por descontado, también permiten una mejor transpiración, cosa que el cuerpo agradece mucho en invierno.

Así que no te olvides que el frío no tiene por qué ser un impedimento a la hora de seguir progresando en tu deporte, eso sí, va a ser un enemigo muy fuerte que va a intentar dejarte en el sofá con tu mantita favorita, pero que después de 5 minutos de movimiento va a desaparecer. Y créeme, pocas veces te sentirás mejor que después de haber vencido al frío, al sofá, a la mantita y a ti mismo.