El momento del sueño es importantísimo porque tiene que ver con su desarrollo físico y mental

Durante el sueño, el niño aprende a organizar lo que aprendió durante el día y un chico que duerme bien, aprende bien y mejora su conducta.
Por esto, el profesional recomienda como fundamental reconocer una rutina para que identifique que llegó la hora de dormir.

Esta rutina podría incluir:

  • Un baño relajante
  • Ir al baño antes de acostarse, para evitar interrupciones.
  • Comer bien: así evitarás que tu hijo se despierte en la mitad de la noche con hambre. Si aún toma mamadera, que la última sea lo más tarde posible para que duerma de corrido hasta la mañana. En cambio, si ya come sólidos, que sea entre media y una hora antes de ir a la cama, para que haga una buena digestión.
  • Dormirlo siempre a una misma hora
  • Leerle un cuento
  • Usar una luz guía: se trata de una pequeña lamparita –o un velador chiquito- que se deja prendida a la altura de sus pies para que si se despierta de noche pueda reconocer su ambiente, sentirse seguro y tranquilo.

Qué no hacer para que puedan descansar

  • Miren TV al acostarse.
  • Tomen gaseosas durante la cena. Contienen cafeína y esto produce insomnio.
  • Lleven dispositivos móviles a la cama.
  • Coman golosinas. El aumento de azúcares produce hiperactividad y debe estar relajado antes de irse a dormir.