El desarrollo conductual en perros y gatos es importante para la formación del carácter, como para su aprendizaje social.

La educación temprana en los cachorros es fundamental para que estos logren un correcto aprendizaje social, desarrollen su inteligencia y sus habilidades motrices. Lo que hay que saber es que la seguridad y el grado de ansiedad con el que el perro o el gato se enfrentan se determinan desde muy temprano, en los primeros meses de vida.

  • Periodo prenatal: es antes del nacimiento y el ambiente materno es determinante. Hay que tener en cuenta las características de la mamá: si está en malas condiciones, pasa hambre o tiene mucho estrés, no tendrá una buena gestación
  • Periodo neonatal: el perro y el gato nacen con ojos y oídos cerrados, no escuchan, no se mueven y son muy dependientes del cuidado de la madre. Es importante que esté ese cuidado y que le pueda brindar todo lo que necesita.
  • Periodo de transición: va de la segunda a la tercer semana y se llama así porque el comportamiento que el animal tenía antes de abrir los ojos cambia y empieza a incorporar otras conductas y ver qué pasa a su alrededor
  • Periodo de socialización: el animal tiene que estar en contacto con todo lo que va a tener que enfrentar después. Si es un perro tiene que estar en contacto con chicos y distinto tipo de gente. También hay que sacarlo a pasear por la calle, en auto y acostumbrarlo a los ruidos, ir por una autopista de día de noche, con lluvia y así.