Al lado tuyo, de Yael Frankel

(Lecturita Ediciones)

El nuevo álbum de la autora e ilustradora está dedicado a sus hijos. En el texto, tierno y breve, la narradora le habla a un chico, que fue creciendo a su lado. “Me gusta pensar en todas las preguntas que me hacías y ahora la que pregunta muchas cosas soy yo”, dice con letras de imprenta mayúscula para que puedan reconocer las palabras los que recién empiezan a leer. Una historia dibujada que cuenta el vínculo amoroso entre una madre y un hijo mientras va pasando el tiempo.

Conexiones, de Walter Binder y Marcelo Tomé (Calibroscopio)

Obras en construcción y no de teatro, aclara el pequeño narrador de este relato cuando cuenta en el inicio dónde trabaja su papá. El chico lo acompaña a la obra y los sábados al mediodía comen asado con “pan y cuchillo”. “Es como comer entre piratas”, dice. Esos recuerdos, más los de las tareas que hacía para ayudarlo rodeado de cables y herramientas, es el centro de este libro que habla sobre conexiones de toda clase: entre padre e hijo, entre compañeros de trabajo, entre lectores y entre fanáticos de las historias contadas en cuadritos.

Mona Elisa, de Nella Gatica

(Gerbera / Lecturita)

Un cuento corto y divertido protagonizado por una mona que hace monerías. Mientras salta de rama en rama y se trepa por los cables y los techos que hay en la ciudad, Mona Elisa busca bananas. Ideal para jugar con los números mientras seguimos los pasos de esta mona especial que compra bananas en la verdulería que atiende una rana.