Nota por Lorena Marotta,LMM estética

Tu piel no tiene por qué sufrir en los meses más fríos del año. Aprovecha esta estación para aprender a mimarla y te lo agradecerá durante todo el año.

CUIDÁ TU PIEL

La capa más profunda de la piel, la hipodermis, está formada por células grasas que son verdaderos acumuladores de energía y nos protegen del frío.

Cuando sometemos una piel sensible, con una capa superficial muy fina, a cambios bruscos de temperatura –de 23 °C en interiores a 4 °C en la calle– tiende a deshidratarse y enrojecer.

Estos son algunos de los cuidados básicos que requiere tu piel en los meses más fríos del año:

  • Evitá los contrastes de temperatura
  • Bebé mucha agua
  • Despedite de la lucha muy caliente

TUS LABIOS TAMBIÉN TE NECESITAN: Utilizá, con frecuencia, un bálsamo labial a base de coco o manteca de karité. Es un imprescindible que debes llevar contigo.

RUTINAS DIARIAS

Para mantener tu piel sana y permeable es muy importante que adoptes una rutina de higiene tanto de día como de noche. Pueden ser emulsiones, para pieles secas o muy deshidratadas, geles, para pieles mixtas, o jabones líquidos aptos para rostro para pieles grasas.

Es indispensable que, más allá de tu tipo de piel, la hidrates SIMPRE, una piel hidratada es siempre una piel sana.