• 200 gr Chocolate cobertura con leche
  • 100 gr Chocolate cobertura blanco
  • 7 Cdas. manteca de maní
  1.  Picar todo el chocolate, pero sin mezclar el blanco con el negro.
  2.  Derretir 100 gramos del chocolate negro, a baño maría. Una vez derretido, mezclar con dos cucharadas de manteca de maní. Volcar sobre un molde forrado con papel film, esparcir y llevar al freezer por 5 minutos.
  3.  Ahora, a ocuparse del chocolate blanco, que es más mañoso que el otro. Derretirlo también a baño maría, pero sin toquetearlo mientras derriten. Cuando tomen temperatura los pedacitos de abajo, sacar del calor y revolver con espátula hasta que esa temperatura contagie al resto y así termine de fundirse.
  4.  Mezclar con tres cucharadas de manteca de maní y volcar sobre la primera capa. Llevarlo al freezer nuevamente por otros 5 minutos.
  5.  Repetir el proceso de la primera capa con la otra mitad de chocolate con leche que reservaron y las dos cucharadas restantes de manteca de maní. Formar la última capa e ir de vuelta al freezer, pero esta vez por 15 minutos para enfriar bien todo antes de desmoldar.
  6.  Cortar en cuadrados o en cuadradotes, en porciones alargadas o incluso conservarlo entero.