Conventillo Nacional se prepara para tomar la calle. Qué dicen sus letras y cómo viven la llegada del carnaval.

Se aproxima la fiesta popular por excelencia: el carnaval. Es una de las fechas paganas que más personas celebran y disfrutan en todo el planeta. En la región también son días de baile, disfraces y mucha diversión. En esta edición de La Regional entrevistamos a la murga Conventillo Nacional para celebrar la llegada del Rey Momo.

Esta murga de estilo uruguayo, donde lo principal es el canto, surgió en 2014 y fue conformada por un grupo de murgueros que se conocían por haber cantado en otro espacio y se vieron ante la necesidad de seguir expresándose a través del arte callejero. Conventillo Nacional está dirigida por una mujer, tiene letras comprometidas con temáticas de la actualidad, como la violencia de género y el abuso sexual infantil y esperan con ansias los feriados de carnaval.

¿Qué significa para ustedes el carnaval?

Durante todo el año esperamos los tablados de carnaval, que es el escenario ideal ya que lo organiza el barrio: un grupo de vecinos vende la bebida, otros arman el escenario, otro grupo vende el choripán. Todo esto tiene que ver con la organización popular y vecinal. Tener protagonismo en la calle genera toda una lógica que tiene que ver con la resistencia, con decir eso que está atragantado durante todo un año. La preparación para el carnaval motiva también porque no hay intermediarios: es la murga cantando y el pueblo escuchando; nosotros entendemos que esa es una relación de amor. Recordamos siempre que durante la dictadura militar se eliminaron los feriados de carnaval.

¿Cuál es el espíritu de Conventillo Nacional?

En nuestros inicios eran las ansias de seguir cantando, ya que muchos nos conocíamos de otra murga. Nuestro nombre remite a esos inicios que tiene que ver con el tipo de canciones que habíamos elegido hacer: murgas, candombes, tangos, milongas, un poco recreando la musicalidad del Río de La Plata; esa música que sonaba en los conventillos y que tiene que ver con cuestión suburbana o arrabalera. El espíritu fue mutando: hoy no hacemos tanto tango o milonga y nos animamos a otras cosas; pensamos temáticas y problemáticas actuales que nos permiten decir lo que queremos decir. Mechado esto con canciones tradicionales, históricas y legendarias. El espíritu es cantar. La piel se eriza más cuando llega febrero y sabemos que la murga va a salir a cantar en tablados de carnaval de barrio, allí se generan las mejores energías y encuentros que tienen que ver con el arte callejero y la música popular.

Han compuesto una canción relacionada con temas de género. ¿Cómo fue que surgió?

Es una canción que escribió la directora de la murga y se llama Yo se bien. Habla de los miedos que provoca el machismo cotidianamente en la sociedad y del rol que tiene la murga para poder decirlo y del Estado como responsable de esta problemática que es muy dolorosa. También en 2018 compusimos Piel soberana, una canción que habla sobre el abuso sexual infantil. La hemos cantado en una actividad que se hizo en frente al Congreso Nacional por el Día Internacional contra el Abuso Infantil. Fue muy movilizante. Somos sujetos de la sociedad y estamos atravesados por esta temática: siempre hay un conocido que se sabe que sufrió abusos. En la murga es un tema que nos toca de cerca y por eso la letra surgió como un vómito, se escribió en una tarde.murga conventillo nacional

¿De qué hablan las Letras de “Conventillo Nacional”?

Como murga tenemos un discurso sarcástico sobre lo político, lo social, lo cultural y abordamos también temas de actualidad. Inclusive en algún momento nos gustaría incorporar el humor en las letras aunque para eso se requiere de otro tipo de herramientas. En este momento estamos ensayando el salpicón que es un recorrido sobre distintos temas de actualidad donde aparece la crítica, la risa, el juego. En eso es que anda la murga actualmente, intentando ser felices cantando y poder decir lo que queremos decir con el mayor de los compromisos.

¿Cómo ven en la actualidad la movida murguera en la región?

En La Plata, Berisso y Ensenada la murga ha encontrado un tiempo y un lugar donde se están generando cosas muy buenas. El género ha ido adquiriendo mayor presencia y esto está dado también por la visita de las murgas más conocidas del carnaval uruguayo que se han presentado en Argentina y en La Plata, como Agarrate Catalina. En estos tiempos se van generando nuevas murgas y otras van mutando. Cada vez la gente conoce más el género y esto genera un mayor compromiso y responsabilidad en quienes participamos de la murga para pensarlo de la forma más seria y comprometida.


Orígenes de la murga estilo uruguayo

La murga proviene de la época colonial, de la mezcla de esclavos aborígenes y negros. La palabra murga tiene su origen en España, en el Carnaval de Cádiz. Llega a Uruguay en 1906 con un grupo de cantantes y actores teatrales, principalmente andaluces, llamado “La gaditana”. La historia relata que ese grupo teatral, al no poder convocar suficiente público en sus funciones, salió a recorrer las calles montevideanas marchando y haciendo chirigotas. Al año siguiente una agrupación del carnaval uruguayo se autodenominó “murga la gaditana que se va”, para parodiar lo acontecido con los artistas españoles. Luego surgieron otras agrupaciones que adoptaron nombres muy graciosos como Don Bochinche y Compañía, Formale el cuento a la vieja, Tírame la punta del naso, Domadores de suegras.