Día del Padre: Sin miedo a la ternura, los papás “influencers” suman clicks en las redes.
Publican imágenes con sus chicos y comparten las actividades que hacen con ellos. Las marcas los buscan para promocionar sus productos.

  •  Manuel Romero, padre de Juana, es conocido en Instagram como @quechuchomanucho. A través de sus publicaciones, en su mayoría videos, comparte la relación que tiene con su pequeña. En Instagram tiene más de 200 mil seguidores. Esa cantidad de seguidores hace que, personajes como él, sean atractivos para las grandes marcas que los convocan para probar y difundir nuevos productos. El desafío para ellos es seguir siendo espontáneos y, a la vez, ganar dinero recomendando productos, sin perder credibilidad.
  •  Maxi Kuperman era un publicista que, abrumado por el trabajo de la agencia, decidió estudiar gastronomía como hobby “Me interesaba publicar el día a día de un papá normal que trabaja y que, además, se preocupa por la alimentación de su hija”. @papacocina, como se conoce a Maxi en Instagram, contó también que “OK” – como llama a su hija en las redes- pasó por una crisis alimentaria que hizo que no probara nada de lo que él le preparaba durante dos semanas.
  •  “Me sigue gente que sufre”
    A @nicombaum la paternidad le llegó sin ensayo y por partida doble: debutó con mellizas. Sus fans son, en su mayoría, hombres en su misma situación.
    ”Empecé con los tutoriales en YouTube, en tono de comedia, sobre ser padre”, cuenta el comediante.
    Braun está convencido de que su diferencial es que él habla mal de la paternidad y hace participar a la gente con sus comentarios: “Todos los blogguers que existen hablan maravillas de su rol de ser padre, y les funciona. A mí me encanta quejarme. El positivismo me lo guardo para mi vida personal, al revés de lo que exigen las redes”. Un transgresor.