Existe algunas formas inteligentes de proporcionar el ambiente adecuado para tus plantas, en donde ellas puedan prosperar y vivir una larga vida. 

1. Revisar los niveles de humedad

Las plantas de interiores deben contar con la consistencia adecuada cuando se trata de humedad. La mayoría de plantas tropicales por lo general van a requerir más humedad.

2. Exceso de riego y drenaje

Las raíces de tus plantas comenzarán a deteriorarse si se riegan en exceso o no se drenan adecuadamente cada cierto tiempo. Las rocas y otros productos de drenaje pueden ayudarlo a mantener el balance correcto de humedad y sequedad. Dejar que el suelo se seque un poco entre las sesiones de riego puede también ayudar a prolongar la vida de las plantas.

3. Dejar que ingrese la luz

El agua es crucial, pero la luz también es importante para la esperanza de vida de una planta. Si no entra mucha luz natural, puede que las plantas de interiores no sean la mejor opción. Pero si tu vivienda cuenta con algunas ventanas, podés comenzar a investigar sobre las plantas que más te gustan e informarte sobre cuanta luz requieren para vivir. Dependiendo de las especies, necesitarán de luz solar directa, parcial, o de lo contrario, crecerán en las sombras. Es probable que las plantas que prefieren menos luz se vuelvan marrones cuando tengan contacto directo con el sol, de modo debe estar pendiente de este cambio durante las sesiones de riego.

4. Fertilizantes y pesticidas

Colocar gran cantidad de fertilizantes en tus plantas creará en ellas un impresionante crecimiento. Sin embargo, su excesivo crecimiento ocasionará que se tenga que reubicar en otra maceta y durante en el verano atraerá una gran cantidad de insectos. Una regla general para las plantas es utilizar un fertilizante soluble tres veces durante el periodo de crecimiento, el cual siempre es en primavera y verano.

5. Escoger la planta adecuada

Existe algunas especies más resistentes. Por ejemplo, las sansevieras, las violetas africanas y el aloe son plantas relativamente de bajo mantenimiento y no requieren de un estricto cronograma de riego.

6. No mover mucho las plantas

Puede que en algún momento te veas tentado a mover o reubicar tus plantas, pero a las plantas les gusta estar ubicadas en un solo lugar. Una vez que encuentre la cantidad de luz solar adecuada para su planta, no las traslades a otro espacio. Cambiar en exceso el sitio de las plantas puede llevarlas a un estado de shock.