¿Cuántas veces se habrán preguntado por qué comen pasto, a veces para vomitar unos minutos más tarde? Un falso mito dice que lo hacen para purgarse, pero no es así.

Veamos qué se sabe realmente sobre por qué perros y gatos comen plantas y si es bueno o no permitirlo.

Los gatos, comen hierba todo el tiempo. Sus dueños solo se dan cuenta de esa práctica cuando encuentran vómitos verduzcos en el suelo.

¿Cómo se explican los vómitos? El vómito es simplemente una consecuencia ocasional de comer hierba y no el objetivo.

Comer plantas es instintivo y hacerlo supone (o al menos suponía) un beneficio evolutivo para los felinos.

El consumo regular e instintivo de plantas tendría un papel adaptativo para mantener una carga tolerable de parásitos en su sistema digestivo, independientemente de que el animal detecte o no los parásitos.

¿Y los perros?

Los perros rara vez presentaban enfermedades antes de comer hierba y que el vómito era una consecuencia relativamente rara de comerla.

La frecuencia de ingerirla no está relacionada con la dieta del perro o con la cantidad de fibra que engulle, sugiere que no está tratando de compensar alguna deficiencia dietética.

El resultado es que comer hierba no es una señal reveladora de que un animal esté enfermo y, lo que es más importante, es un comportamiento instintivo que incluso el propietario más diligente no podrá impedir.