Saltar la cuerda ayuda a adelgazar y aporta múltiples beneficios.
Es posible tonificarse y divertirse, gracias a una práctica regular que combina ejercicios de cardio-training y de refuerzo muscular.

LOS CONSEJOS DEL ENTRENADOR

  • La longitud de cuerda adecuada: pon un pie en medio de la cuerda: las empuñaduras deben llegar a la altura de los hombros.
  • Una buena postura: la pelvis firme y las piernas ligeramente flexionadas sobre la punta de los pies para evitar la extensión excesiva de las rodillas.
  • Las muñecas son las únicas encargadas del movimiento de la cuerda.
  • Prioriza los pequeños saltos: los saltos demasiado grandes te cansarían pronto y podrías perder el equilibrio.

Recordá que podés alternar diferentes ejercicios para que tu entrenamiento sea más divertido y no te aburras.