Muchas veces queremos comenzar a hacer terapia por primera vez o retomar o cambiar el tipo de tratamiento que veníamos haciendo. Te contamos un poco más de algunas de las opciones que existen para abordar un problema determinado.

Hay un tipo de terapia, no para cada persona, sino para ese momento particular que está atravesando un ser humano. Hay personas que prefieren analizar en profundidad su problema o falencia, volviendo al origen y al pasado, desde la raíz. Pero también hay otra parte que solo quiere solucionar algo puntual, como por ejemplo el miedo a volar, algún tipo de fobia, etcétera, y prefiere solo apuntar a aquello que le está causando molestia.

Acá te pasamos una guía con algunos de los distintos tipos de terapias que existen:

  • Psicoanálisis: devela el inconsciente, a través de la palabra y la asociación libre, nos ayuda a descubrir cuáles de nuestras marcas inconscientes (que tienen que ver con nuestra historia) están actuando en nuestro presente generándonos padecimiento.
  • Cognitivo-conductual: es una terapia que apunta a romper y a modificar patrones habituales, y comportamientos cotidianos mecanizados.
  • Gestalt: trabaja ayudando a cerrar círculos (gestalts) de situaciones donde las emociones quedaron atascadas, ese punto en el que no pudimos avanzar por algún motivo. El foco está puesto en el presente y se van a usar herramientas para conocer las emociones y los sentimientos ocultos. Se trabaja mucho con el “aquí y ahora”.
  • Regresiones: los trabajos de regresiones tanto a vidas pasadas como al pasado de esta vida, ayudan a comprender situaciones que otras terapias no llegan a descubrir. Generalmente, las personas las utilizan para comprender situaciones que los superan y que con el tiempo no han terminado de resolver.