Acariciar mascotas tiene el efecto de mirar el fuego de un hogar o mirar una pecera

La presencia de una mascota en los lugares de trabajo -en especial perros y gatos – no sólo reduce el nivel de estrés, si no que además podría aumentar la capacidad productiva del empleado.

Las mascotas en la oficina pueden ayudar a reducir los niveles de cortisol, una hormona que se libera como respuesta al estrés.

Definitivamente es bueno para el ambiente de trabajo tener un perro en la oficina, no solo su nivel de cortisol disminuye cuando acaricia a un perro, también produce más de la hormona oxitocina, lo que lo hace sentir más relajado y feliz.

La gente experimenta menos estrés cuando hay un perro cerca.

Respecto de cuál es la mascota adecuada para disminuir los niveles de estrés, perros y gatos tiene el mismo efecto positivo. Además, ver peces también puede ser muy relajante.

Las mascotas favorecen las relaciones interpersonales. Son un gran rompehielos. Las personas con un perro son percibidas como más amigables.